INICIO

ACERCA DE MÍ

Mi nombre es Isabel Tamurejo, soy licenciada en Filología Inglesa y ejercí varios años de profesora de inglés, lo que supuso mi primer contacto con la docencia.

Debido a una inquietud por mi propia salud y por la de los demás, cambié el rumbo de mi vida laboral y pasé a formarme en terapia manual.

Estudié Quiromasaje, Osteopatía en tres escuelas diferentes, además de Drenaje Linfático Manual (sistema Vodder). Desde siempre aconsejé a mis pacientes hacer estiramientos para que la mejoría que se llevaban de mi consulta fuera duradera.

Practicante de Yoga y Pilates decidí formarme como profesora de Yoga para seguir ayudando a las personas a conseguir una mayor calidad de vida.

Intentando mejorar mi propia practica y la de aquellos que deseaban practicar yoga con seguridad encontré  FisiomYoga (Or Aleluya y Alex Monasterio), me enamoré de ellos y de su método: es la única formación en España que aúna conceptos de Fisioterapia y Osteopatía con el mundo del Yoga. Soy profesora certificada en FisiomYoga.

Soy también practicante de Bowspring (técnica creada por Desi Springer y John Friend) desde hace siete años.

Quiero más información.

¿Quieres saber lo que opinan mis alumnos?.

Ciertas actividades, incluido nuestro día a día en el trabajo, nos llevan a molestias musculares que llegamos a considerar “normales”. A partir de cierta edad, incluso sin actividad….dicen que a partir de los 50 o te duele algo o estás muerto.

Las clases con Isabel nos alivian, pero sobre todo nos educan. Nos alivian, como antes y todavía hacen sus masajes, pero nos explican el porqué de las molestias, los músculos y huesos implicados, las causas, y sobre todo, la forma de evitarlas y curarlas…posturas, estiramientos, activación,…

Amenas, divertidas y útiles. Se puede pedir más? Desde que empezamos somos más sanos.

Se me olvidaba, lo mejor: el final; el bienestar y la relajación es tal que, y lo digo por experiencia, los últimos 10 minutos los puedes pasar dormido!!!.

Todo incluido..el que prueba, repite.

Luis C. 59 años

Testimonios